Repensar el futuro de la nieve - Creand
Saltar al contenido

Repensar el futuro de la nieve

Andorra ha conseguido situarse entre los principales destinos de nieve del mundo. Acoger, por segunda vez, las finales de la Copa del Mundo de esquí alpino así lo corrobora. Los éxitos y el impacto que han supuesto para el país e internacionalmente, tanto las de 2019 como las de 2023, han consolidado el Principado como un organizador de primera línea a ojos del mundo y de la organización de la Copa del Mundo. En la base de este éxito está la implicación de todo el país: organismos públicos y privados, sector hotelero y comercial, clubes y centros educativos, patrocinadores, voluntarios y público. Fruto del compromiso y la ilusión de todo el mundo, la aventura de la nieve, que unos cuantos visionarios iniciaron a finales de los años cincuenta con tenacidad y visión de futuro, ha hecho nacer un sector económico que ha transformado el país.

Soy de los que consideran que ha de ser en los momentos de éxito cuando debemos repensar el futuro. La industria de la nieve debe saber leer sus retos, a medio y largo plazo, que son de dos tipos: los que le llegarán debido a las exigencias globales de los nuevos tiempos que nos toca vivir y los que vienen del propio sector.

El cambio climático es la gran amenaza que la puede comprometer, y es necesario ponerlo sobre la mesa. La desestacionalización es otro reto. En este sentido, es necesario repensar el uso de las instalaciones de las estaciones de esquí y de todo el ecosistema turístico fuera de la temporada de invierno y su relación con otros sectores económicos, como el comercio, la salud, el wellness y el deporte. Para hacerlo posible, es preciso invertir tiempo y recursos. Y obedecer todos los preceptos derivados de la sostenibilidad y de la preservación del medio ambiente.

De puertas para adentro, entiendo que el propio sector de la nieve debe promover un cambio de mentalidad necesario. Un cambio de modelo que permita elevar los estándares de calidad y que avance hacia una mayor sofisticación. Es verdad que, con los años, se han realizado muchas inversiones y grandes pasos adelante. Ahora es el momento de impulsar la innovación para seguir atrayendo un público muy consolidado, pero que cada vez exigirá más. Las herramientas digitales se han convertido en el principal canal relacional entre clientes y proveedores de servicios. El mundo de la nieve no es ninguna excepción, y menos teniendo presente toda la complejidad vinculada a la experiencia del esquí. Es necesario aprovecharlo como fuerza de cambio en la industria del esquí.

Este cambio de mentalidad también implica considerar, de un modo distinto, el resto de dominios esquiables del mundo. A la hora de atraer público, está claro que somos competidores. Sin embargo, no podemos contemplarlo todo desde la óptica de la competencia entre destinos. Considero que debemos colaborar para poder crear estándares de calidad con los que hacer un salto adelante en el posicionamiento del sector, lo que permitirá seguir resultando atractivo ante las nuevas generaciones y ser capaz de evolucionar hacia la creación de nuevos negocios.

Es bien sabido que la apuesta del Principado de Andorra por la nieve es estratégica. También lo es para otros destinos de todo el mundo. Todos ellos luchan por ofrecer el mejor servicio a sus clientes. Sin embargo, creo que ha llegado la hora de elevar la mirada, para iniciar una reconversión que fije las reglas del futuro que anhelamos.

Xavier Cornella Castel

Conseller delegat de Crèdit Andorrà Financial Group